lunes, 27 de julio de 2009

I wanna be The Guy: The movie, the game.

Hay momentos en la vida en los que uno desea cumplir un gran reto. Puede ser escalar el Himalaya, llegar al fondo de una fosa marina, el sobrevivir por siete días en alguna parte random del planeta, o darse el lujo de vencer a uno de los juegos más difíciles del mundo.

Oculto bajo la cara de un juego tributo a nuestras más tiernas épocas de la NES, viene de mano de Kayin, un programa destinado a cubrir la necesidad de esto último, y su nombre es I wanna be The Guy.

Con una introducción que parodia a la de Megaman 2, este juego es bastante especial. Es fácilmente el juego de plataformas más difícil que haya jugado (derrotando a Kaizo Mario que para mí lideraba esta categoría), pero a diferencia de lo que se podría pensar, este juego quieres seguirlo. Quieres saber qué se viene después de la parte donde has muerto. La curiosidad te mata por saber qué diabólica trampa te acecha en la próxima pantalla. Pero vamos por partes.

Programado con Multimedia Fusion 2, este juego nació como una preparación de su autor antes de saltar a juegos más serios. El objetivo era crear uno de los juegos más difíciles del mundo, pero que fuese pasable. Por supuesto. Un juego que es imposible de derrotar no es divertido. Ayudado/apoyado por otros amigos, Kayin siguió avanzando con el juego y haciendo más y más y más, hasta terminar con la asombrosa pieza de software que tenemos acá.

Especial atención hay que prestarle a los diferentes tributos incluidos en el juego. Desde Battletoads, hasta Megaman, pasado por Ghosts and Goblins, Castlevania, Tetris, Kirby, Metroid, etc.

Ya desde la primera escena en la que una muralla llena de espinas te aplasta si no tienes cuidado, te puedes hacer una idea de la tónica del juego completo. Kayin ha sido muy meticuloso en las trampas que preparó. Imagina la siguiente situación. Un grupo de plataformas aparecen de la nada, y desaparecen de la nada, como la etapa de fuego de Megaman 2. Pierdes porque no te sabes el patrón. Esperas, memorizas el mismo, y juegas de nuevo, sólo para percatarte que el patrón se invirtió.

¿Eso es cruel? Dale un ojo a las espinas que se mueven para tocarte justo en el lugar donde habías saltado, a los bichos con cara de "Imma firin mah Laz0r!", a los rayos láser de la etapa de Megaman cuando tomas la ruta hacia Bowser, a la muralla de espinas que te persigue (y que si evades, perdiste), a los sillones saltarines, a la luna gigante que te persigue, entre otras trampas igual de malvadas.

Pero ¿Por qué seguir un juego tan difícil? ¿Por qué pasar algo así que está hecho sólo para humillarte?
A diferencia de los videos de "Let's play" que abundan en youtube, yo no me dediqué a sacarle la madre al autor mientras jugaba, porque ya sabía a lo que venía a exponerme. Por otro lado, cuando pierdes tienes tres opciones: O es tu culpa, que no fuiste capaz de coordinar correctamente tu movimiento. Puede ser culpa del juego, que requiere moverse al tiempo y no lo hiciste, o puede ser que de la nada e inexplicablemente apareció una trampa tan inesperada que te da risa.

Son estas trampas- y el hecho de ver a The Kid sucumbiendo ante ellas- las que te dan risa cuando aparecen y te mantienen con la duda de "¿Qué pasará más adelante?". Juegas, es difícil hasta el extremo, y cuando por fin llegas a un save point, es la gloria. ¡Lo he logrado!, piensas. Porque este juego no tiene Save state / Load state como Kaizo Mario.

I wanna be The Guy tiene cuatro niveles de dificultad. Medium es el más sencillo, y es donde se te fuerza a usar un moñito gay, tienes save points cada dos pantallas y muchos de éstos dicen "Wuss". El siguiente es Hard, y es el por defecto. Todos los save points que dicen Wuss desaparecen, y pasas a tener save points cada 3 o 4 pantallas. Tienes el Very Hard, donde ya los puntos de guardado se reducen a dos por etapa, y tienes el Imposible, donde no tienes ninguno.

Y sí, cuando hablo de ninguno, me refiero a que tienes que pasar TODO el juego con sólo una vida. El único save point existente, y que no puedo comprobarlo porque nunca he llegado hasta ahí en imposible, es el que está justo antes del jefe final... Y tienes muchísimas posibilidades de que te mate. Por otro lado, ese save point tiene el abundante tamaño de 1 pixel.

La historia es de lo más sencilla. Tú encarnas a The Kid, que armado con un arma y una capa regaladas por su abuelo, va a luchar para convertirse en The Guy. Sin embargo esto no es limitante para ponerle un juego muy difícil, sólo a la altura de los grandes.

¿Eres un excelente videojugador? ¿Tienes experiencia en juegos difíciles? ¿Has superado los desafíos de GTA4 sin que te hayan tocado ni siquiera una vez? ¿Tienes que demostrarle a tus amigos que tú eres el mejor? Prueba I wanna be The Guy. Humíllate, y siempre aprende que para ser el mejor hay un largo camino que seguir.

Ah, por cierto, el juego no es imposible de dar vuelta... porque yo ya lo hice. Y en la comunidad de IWBTG hay un loco que se lo dio vuelta en imposible. Cuando el autor original se enteró, su respuesta fue "Me estai weando".

Ya, la hora de los links. Aquí el enlace a la página de descargas. El juego completo pesa 70 MB. ¿Por qué pesa tanto? Pues, escucha el increíble OST que tiene, que aunque esté codificado dentro del .exe, viene en formato MP3, con 26 canciones.
¡A disfrutar!

inb4 "yo no tengo paciencia para juegos de estos".

Ah, por cierto. El juego corre muy bien en Ubuntu/Mint con wine.

jueves, 9 de julio de 2009

Estilo en Gnome sin compositing

Varias personas me han criticado que si quiero un escritorio elegante por qué no uso Compiz o me cambio a KDE. Cuando les digo que mi chipset gráfico no corre ningún sistema de compositing 3D, sienten lástima por mí. Pero cuando les digo que siempre me ha gustado más Gnome que KDE, generalmente recibo un "bah", como queriendo decir que soy fan de un tema de escritorio relativamente feo de colores tierra y marrón (Gracias, Ubuntu).

Sin embargo, los tonos tierra nunca han sido de mi total agrado (excepto en un par de ocasiones en el que los mezclé con verde). Y durante toda mi vida probando el entorno de escritorio Gnome, me he encontrado con muchas formas de destacar el tema del resto. Ahora, pensémoslo bien: ¿Por qué quienes no podemos (o quienes no quieren) usar un sistema de composición 3D tenemos que resignarnos a unos cuantos temas de escritorio feos y sencillos?

¿Tendré que dejar Gnome de lado y probar con otro entorno de escritorio si quiero algo completo y lindo? No.
Aquí voy a demostrar cómo configurar un sistema Gnome de 4 formas diferentes, En ninguno de estos casos se requieren add-ons diferentes a los que trae Gnome por defecto. Y por supuesto, estos son sólo un punto de partida; de ahí tú puedes ir armando el tuyo propio o mezclando. Es la gracia del software libre; tú configuras como tú lo deseas.

Ah, por cierto. Para instalar temas descargados de gnome-look o alguna página de esas, debes arrastrar el archivo .tar.gz a la ventana de temas de escritorio. En caso de no ser .tar.gz, descomprime el contenido en ~/.themes. Los iconos van en ~/.icons.

Primer estilo.
Gnondows XP


Este estilo tiene semejanzas con un Windows XP cualquiera. Sirve para quienes están acostumbrados a este sistema pero quieren que se note algo de diferencia.
Lo único que puedo decir es que es el más complicado de armar, y el más feo de todos. Se hace como sigue.

Lo primero es tener una sola barra de herramientas en la sección inferior de la pantalla. En sus propiedades, modifícala para que tenga 26 píxeles de ancho. Una vez eliminados todos los elementos de la misma, hacemos clic con el botón secundario, y en "Agregar al panel". Ahí añadiremos los siguientes elementos:
- Reloj, a la extrema derecha.
- Papelera, a la derecha junto al reloj
- Forzar el cierre, junto a la papelera. Este applet en más de una ocasión me ha ayudado a recuperar el PC cuando algún programa se colgó.
- Control de volumen.
- Área de notificación. Considero este elemento muy importante en cualquier escritorio.
- Menú Principal. Ponlo en la extrema izquierda.
- Mostrar escritorio. Junto al Menú principal.
Junto a mostrar escritorio puedes añadir cualquier programa que quisieras abrir rápido. Firefox es una buena idea.
Una vez hecho esto, añade "Lista de Ventanas".

Falta sólo un paso: El icono para el "menú de inicio". Bájate uno cualquiera de Internet y guárdalo donde no te moleste ni lo vayas a eliminar por error. En mi caso, uso éste. Apreta ALT+F2 y ejecuta gconf-editor. Este programa es una especie de "regedit" para Gnome.

Vete a Apps > Panel > Objects. Una de las subclaves ahí tiene el valor "object_type" como "menu-object". A esa clave actívale "use_custom_icon", y en "custom_icon" escribe la ruta de la imagen que le pondremos al botón. En mi caso, /home/victor/.menu.png.

Si escribiste bien la ruta, con el puro hecho de pulsar ENTER, el icono cambiará inmediatamente.
Falta lo último: Clic derecho en el escritorio, y en "Cambiar fondo del Escritorio". El tema de escritorio es Clearlooks, el tema de iconos es "Human-Blue" y el borde de ventana es Aurora. El wallpaper lo saqué de aquí.


Segundo estilo.
Candy Candy el Hámster
Este estilo llama inmediatamente la atención porque es demasiado diferente a lo que veríamos en un sistema normal. Incluso bajo Windows. Sólo hay que descargar y usar.
- Baja el wallpaper desde aquí.
- Descarga e instala el tema Metacity desde aquí.
- Baja el pack de iconos desde aquí.
- El tema de escritorio usado es "Clearlooks".


Tercer estilo.

Pasteloso

Bájate el tema desde aquí. El wallpaper está enlazado desde ahí mismo -requiere registro gratuito-.
Y bájate el pack de íconos Hydroxygen. Sí, es un pack bastante grande (72 MB), pero es bastante completo.


Cuarto estilo.

Oh mai gosh, ¡OpenSUSE...! Bueno, no.

Este tema de escritorio también es muy fácil de armar, porque es llegar, descargar e instalar cada uno de los componentes. Para más, lo tenemos en cuatro deliciosos sabores: azul, verde, excremento marrón y rosado. Lo bajamos desde aquí.
El pack de iconos es Human Blue.


Y por cierto, como bonus track, queda un último tweak gráfico, y este lo recomiendo altamente. No sé si se han fijado que distros que usan sudo, como Debian, Ubuntu y Mint, al momento de acceder como root (o, en otras palabras, cuando el programa te pide la contraseña de administrador), se ve feo. Un estilo visual burdo, semejante al de Windows 95 primera beta. Modificar la cuenta root no funciona. ¿Qué se puede hacer?

Bueno, gracias a cihodapp, en los foros de Linux Mint, supe cómo hacer que la cuenta root utilice tu mismo tema de escritorio. O sea, por fin Synaptic va a verse lindo.
Abre la consola, y escribe el siguiente comando:

sudo rm -r /root/.themes /root/.fonts /root/.icons && sudo ln -s ~/.themes /root/.themes && sudo ln -s ~/.fonts /root/.fonts && sudo ln -s ~/.icons /root/.icons

Estos comandos (son cuatro comandos realizados en una sola línea, separados por el &&) eliminarán los "temas de escritorio" del usuario root, y los reemplazarán con enlaces simbólicos a los de tu configuración, por lo que desde ahora la cuenta root compartirá tus propios temas de escritorio, fuentes y preferencias.

¡Feliz eye-candy!

miércoles, 8 de julio de 2009

Google Chrome OS

Hola a todos los presentes. Saludos a mis compañeros argentinos que mañana celebran su día.

Amigos. Quiero que todos nosotros pensemos por un momento. Díganme qué servicios nos ofrece Google hoy en día.

Hay muchos más, pero conocemos Google Scholar, Google Alerts, la barra de Google, Google Blog Search, Google Book search, Google Chrome, Google Desktop, Google Directory, Google Web Search, Google Chrome, Google Earth, Google Imágenes, Blogger, Google Calendar, Google Docs, Gmail, Google Groups, Orkut, Picassa, Google Reader, Google SketchUp, Google Android, Google Talk y el traductor de Google. Todos estos servicios están destinados a facilitarnos el trabajo con la web, o el trabajo con los datos que tenemos (con excepción de SketchUp).

¿Qué le falta a Google? Aunque a muchos no nos moleste, Google está seriamente empezando a dominar el mundo. Sin embargo, a Google aún le faltaba dar un paso, para poder decirse que iba en camino recto hacia cumplir este objetivo:

Un sistema operativo.

Y ese es precisamente el paso que han dado (o que están dando). Google Chrome OS vendría a ser lo más nuevo de Google, un sistema operativo de código abierto basado en Linux, originalmente orientado a netbooks, pero que serviría también para cualquier PC de escritorio.

Ok. Pero... ¿Qué tiene de interesante? Digo, la mayoría de las distros de Linux traen por defecto un motor de Google personalizado en el navegador. Uno tiene a disposición con los gestores de paquetes miles de servicios y utilidades de Google (Les sugiero que prueben los GDesklets; están en los repositorios de Debian, Ubuntu y Mint). ¿Qué más nos puede ofrecer un SO de Google, que nos haga pensar que no es más que otra distro Linux como cualquier otra?

Bueno, aparte al hecho que traerá las herramientas de esta empresa por defecto, tenemos la premisa con la que quieren sacarlo al mercado, con un anuncio que ya es oficial.

"Escuchamos un montón de nuestros usuarios, y su mensaje es claro: Los computadores necesitan mejorar. La gente quiere mirar su e-mail instantáneamente, sin desperdiciar tiempo esperando que el computador arranque y que los navegadores se inicien. Quieren que sus computadores funcionen igual de rápidos que la primera vez que lo compraron. Ellos quieren que la información esté accesible y no preocuparse por perder su computadora u olvidarse de hacer respaldos. Incluso más importante, ellos no quieren gastar horas configurando sus computadores para que funcionen con todas las nuevas piezas de hardware, o tener que preocuparse sobre las constantes actualizaciones de software."


Es una gran meta. ¿Esperaremos a tener un sistema operativo que inicie y cargue su interfaz gráfica muy rápido, y que funcione con procesadores ARM o i686 (a diferencia de, por ejemplo, Moblin, que no funciona bien con procesadores AMD)? Yo creo que sí. O al menos que se le acerque.

Bueeeeno, pero... Imaginemos en qué nos beneficiaría eso. En el caso que no queramos usar este SO.
Lo que yo veo que va a ocurrir:
- Google Chrome va a tener un importante impulso en su desarrollo para Linux. Esto significa que por fin podremos ver una versión estable de GC para este sistema, pronto.
- Los servicios de Google van a estar mucho más preparados para integrarse en el sistema operativo. Eso significa que, por ejemplo, tendremos más applicaciones útiles a mano, disponibles para llegar e instalar.
- DRIVERS. Un punto muy importante. Si Google llega a la meta que proponen, eso significaría que los drivers para el sistema operativo Linux serían más fáciles de acceder y de portar a otras plataformas, cosa que con los drivers de Windows no ocurre. O sea, tengo una webcam, la enchufo y el driver de Google le hace a mi distro y anda inmediatamente. ¿Qué tal suena eso?

¿Es utópico? No creo que lo sea tanto. Y la idea de un sistema operativo dedicado a las web-applications no es nueva. ¿A alguien le suena Cloud?

Sumémosle esto al hecho que las PC -portátiles incluidas- vienen con gráficos poderosos, altas dosis de RAM y disco duro, y que tenemos ya ports de juegos -Unreal Tournament y Quake son los que estoy viendo en este momento-, puedo empezar a tener la esperanza que quizás algún día dentro de los próximos 15 años podremos ver a Microsoft en una posición no dominante, creando software de última generación para un sistema operativo que no sea Windows, y donde el software de código abierto sea lo que más se use.

Soñar no cuesta nada.

Fuente: Blog oficial de Google.
La foto de Cloud la saqué de http://www.thinkgos.com/cloud/index.html. Y me dio flojera enlazar a tooodos los servicios arriba. Quizás lo haga después.

domingo, 5 de julio de 2009

Instalar y ejecutar MyPaint en Linux Mint 7/Ubuntu Jaunty/Debian Lenny

Bueno, primero que nada se preguntarán... ¿Qué es MyPaint?
Para quienes usamos tablet, en más de una ocasión queremos un programa con una respuesta y sensibilidad mayor que la que nos da Gimp (o incluso Photoshop). Es esa la razón por la que quienes prueban Paint Tool SAI (herramienta de pago creada por una empresa japonesa), empiezan a utilizarlo para bocetar aunque sea (aunque hay gente que bocetea y colorea con él teniendo resultados bastante buenos).

Para Linux no hay un equivalente sirecto a SAI, pero tenemos una herramienta libre que sigue no sólo la misma tónica de buena respuesta a la sensibilidad, sino que al buen uso de brushes. Y esta herramienta se llama MyPaint.

Su uso es muy sencillo, y el uso de una tablet es más que recomendado, aunque se puede usar el mouse en este programa y también obtener buenos resultados.

¿Quieren probarlo? Es bastante fácil... pero no lo es si se sigue el típico paso regular de bajar el archivo .deb de la página e instalarlo; este archivo simplemente no funciona bien en Ubuntu 8.10 o superiores (y por supuesto, en Mint tampoco).

¿Qué se puede hacer entonces? Pues... Compilar el programa desde su código fuente.
No, espera, no te asustes. El proceso es muy rápido y sólo requiere dos comandos por escribir en la consola. Se hace como sigue.

Primero qu enada, entra a http://mypaint.intilinux.com/ y descarga el archivo mypaint-0.7.0.tar.bz2 a tu escritorio.

Descomprime el contenido de mypaint. Esto se hace abriendo el archivo .tar.bz (con un doble clic) y arrastrando la carpeta que hay dentro del mismo al escritorio.
Ahora haz un clic derecho en la carpeta y en "Abrir en Terminal".
Una vez en la consola, escribe el siguiente comando:
sudo apt-get install python-gtk2-dev python-numpy swig scons
Este comando instalará las dependencias que MyPaint necesita para compilar correctamente.
Ahora escribe:
sudo scons prefix=/usr/local install
Una vez terminada la operación, cierra la consola. Deberías ver MyPaint entre los programas de imágenes. Pruébalo, y si todo va bien, puedes eliminar con tranquilidad la carpeta del escritorio.

¡Feliz Art Attack!