lunes, 27 de julio de 2009

I wanna be The Guy: The movie, the game.

Hay momentos en la vida en los que uno desea cumplir un gran reto. Puede ser escalar el Himalaya, llegar al fondo de una fosa marina, el sobrevivir por siete días en alguna parte random del planeta, o darse el lujo de vencer a uno de los juegos más difíciles del mundo.

Oculto bajo la cara de un juego tributo a nuestras más tiernas épocas de la NES, viene de mano de Kayin, un programa destinado a cubrir la necesidad de esto último, y su nombre es I wanna be The Guy.

Con una introducción que parodia a la de Megaman 2, este juego es bastante especial. Es fácilmente el juego de plataformas más difícil que haya jugado (derrotando a Kaizo Mario que para mí lideraba esta categoría), pero a diferencia de lo que se podría pensar, este juego quieres seguirlo. Quieres saber qué se viene después de la parte donde has muerto. La curiosidad te mata por saber qué diabólica trampa te acecha en la próxima pantalla. Pero vamos por partes.

Programado con Multimedia Fusion 2, este juego nació como una preparación de su autor antes de saltar a juegos más serios. El objetivo era crear uno de los juegos más difíciles del mundo, pero que fuese pasable. Por supuesto. Un juego que es imposible de derrotar no es divertido. Ayudado/apoyado por otros amigos, Kayin siguió avanzando con el juego y haciendo más y más y más, hasta terminar con la asombrosa pieza de software que tenemos acá.

Especial atención hay que prestarle a los diferentes tributos incluidos en el juego. Desde Battletoads, hasta Megaman, pasado por Ghosts and Goblins, Castlevania, Tetris, Kirby, Metroid, etc.

Ya desde la primera escena en la que una muralla llena de espinas te aplasta si no tienes cuidado, te puedes hacer una idea de la tónica del juego completo. Kayin ha sido muy meticuloso en las trampas que preparó. Imagina la siguiente situación. Un grupo de plataformas aparecen de la nada, y desaparecen de la nada, como la etapa de fuego de Megaman 2. Pierdes porque no te sabes el patrón. Esperas, memorizas el mismo, y juegas de nuevo, sólo para percatarte que el patrón se invirtió.

¿Eso es cruel? Dale un ojo a las espinas que se mueven para tocarte justo en el lugar donde habías saltado, a los bichos con cara de "Imma firin mah Laz0r!", a los rayos láser de la etapa de Megaman cuando tomas la ruta hacia Bowser, a la muralla de espinas que te persigue (y que si evades, perdiste), a los sillones saltarines, a la luna gigante que te persigue, entre otras trampas igual de malvadas.

Pero ¿Por qué seguir un juego tan difícil? ¿Por qué pasar algo así que está hecho sólo para humillarte?
A diferencia de los videos de "Let's play" que abundan en youtube, yo no me dediqué a sacarle la madre al autor mientras jugaba, porque ya sabía a lo que venía a exponerme. Por otro lado, cuando pierdes tienes tres opciones: O es tu culpa, que no fuiste capaz de coordinar correctamente tu movimiento. Puede ser culpa del juego, que requiere moverse al tiempo y no lo hiciste, o puede ser que de la nada e inexplicablemente apareció una trampa tan inesperada que te da risa.

Son estas trampas- y el hecho de ver a The Kid sucumbiendo ante ellas- las que te dan risa cuando aparecen y te mantienen con la duda de "¿Qué pasará más adelante?". Juegas, es difícil hasta el extremo, y cuando por fin llegas a un save point, es la gloria. ¡Lo he logrado!, piensas. Porque este juego no tiene Save state / Load state como Kaizo Mario.

I wanna be The Guy tiene cuatro niveles de dificultad. Medium es el más sencillo, y es donde se te fuerza a usar un moñito gay, tienes save points cada dos pantallas y muchos de éstos dicen "Wuss". El siguiente es Hard, y es el por defecto. Todos los save points que dicen Wuss desaparecen, y pasas a tener save points cada 3 o 4 pantallas. Tienes el Very Hard, donde ya los puntos de guardado se reducen a dos por etapa, y tienes el Imposible, donde no tienes ninguno.

Y sí, cuando hablo de ninguno, me refiero a que tienes que pasar TODO el juego con sólo una vida. El único save point existente, y que no puedo comprobarlo porque nunca he llegado hasta ahí en imposible, es el que está justo antes del jefe final... Y tienes muchísimas posibilidades de que te mate. Por otro lado, ese save point tiene el abundante tamaño de 1 pixel.

La historia es de lo más sencilla. Tú encarnas a The Kid, que armado con un arma y una capa regaladas por su abuelo, va a luchar para convertirse en The Guy. Sin embargo esto no es limitante para ponerle un juego muy difícil, sólo a la altura de los grandes.

¿Eres un excelente videojugador? ¿Tienes experiencia en juegos difíciles? ¿Has superado los desafíos de GTA4 sin que te hayan tocado ni siquiera una vez? ¿Tienes que demostrarle a tus amigos que tú eres el mejor? Prueba I wanna be The Guy. Humíllate, y siempre aprende que para ser el mejor hay un largo camino que seguir.

Ah, por cierto, el juego no es imposible de dar vuelta... porque yo ya lo hice. Y en la comunidad de IWBTG hay un loco que se lo dio vuelta en imposible. Cuando el autor original se enteró, su respuesta fue "Me estai weando".

Ya, la hora de los links. Aquí el enlace a la página de descargas. El juego completo pesa 70 MB. ¿Por qué pesa tanto? Pues, escucha el increíble OST que tiene, que aunque esté codificado dentro del .exe, viene en formato MP3, con 26 canciones.
¡A disfrutar!

inb4 "yo no tengo paciencia para juegos de estos".

Ah, por cierto. El juego corre muy bien en Ubuntu/Mint con wine.

1 comentario:

LoveRound dijo...

Me encanataban esos tipos de juegos xD

creo que aun tengo el tetrix pal movil

Saluditos!!