viernes, 8 de agosto de 2008

Infiltrados en el Cine

Por: Ricardo Muñoz Espinoza


Ya muchachínes, ahora nos vamos con una de mafia.
La verdad es que me mandaron a hacer una crítica de una película llamada Los Infiltrados (2006), que en realidad no cachaba de qué se trataba pero eso sí tenía la mitad de ganas de verla porque nunca me han gustado mucho las historias de gángsters, ni mucho menos las de Leonardo Di Caprio. Pero qué se le va a hacer. Es lo que hay no más.
Vamos viendo dijo el ciego.


Esta es una historia de uno de los directores que la llevan en el mundo del celuloide, me refiero a Martin Scorsese, ese mismo que hace tiempo dejó la embarrada con La última Tentación de Cristo; una película que tenías que conseguir en Tacna porque habían hecho cuática de censurarla y en ese tiempo no existía Internet para poder descargarla.


Acá la cosa es más o menos turbia y se trata de unos infiltrados (tuve que estudiar en la universidad para llegar a esta conclusión). La acción se centra en dos individuos que salieron de la Escuela de Policías. Uno de ellos es Billy Costigan (Leonardo Di Caprio), el que se esmera bastante en ser un buen Carabinero y cuando quiere ingresar a trabajar, los polis lo discriminan porque su familia tenía antecedentes penales, algo así como que su mamá era la Chinosca, su papá el líder de los Cara de Jarro, su hermano el violador de las Condes y su tío El Indio Juan.
Se parece en algunas cosas al Padrino y Promesas del Este, pero en realidad se trata un remake de una película, cómo no japonesa, llamada, Infernal Affairs. Pero ojo, se parecen no más porque Scorsese le da otro punto de vista. Pero sigamos leyendo.


La cuestión es que los policías le encomiendan una misión sólo para valientes, la que consiste en infiltrarse en la mafia para capturar al Cara de Jarro mayor, Costello (interpretado por el maestro Jack Nicholson).


Por otra parte, el otro protagonista de la historia es Colin Sullivan (Matt Damon) que es totalmente diferente al Di Caprio, porque es un malandra disfrazado de paco y mandado por Costello para espiar todo lo que pasa con los policías. El sentido en sí es que estos dos hombres no se conocen, pero conforme avanza la cuestión se llegan a tener bronca, con tanta mala suerte que hasta se meten con la misma chiquilla.


Lo interesante del asunto es que durante todo el filme, Scorsese centra la atención de los espectadores en lo peludo que es tener una doble vida, ya que a cada rato ocurren cosas que hacen pensar que van a pillar a cualquiera de los impostores.


En todo caso esta película a pesar de que era de mafiosos y turbios, igual me entretuvo y me reí durante mucho rato con algunos de esos típicos chistes negros y pesados de las películas de delincuentes. Pero por sobre todo, hasta caché que los gringos sólo usan el Fuck y es como lo único que repiten a cada rato, algo así como el “cachai” chileno.


Y continuemos derrumbando mis prejuicios. Acá Scorsese se liberó y regresó con tutti a diferencia del Aviador, o de Pandillas de Nueva York en que igual era mafia y también estaba el personajillo que se congeló en Titanic después de que Rose le dijo que sí, pero eso sí no se compara a Los Infiltrados porque acá se las mandaron los personajes.


Y esto último es súper importante porque a pesar que son dos protagonistas, hasta los secundarios hacen batalla campal para ver quién actúa mejor. Después del maestro Nicholson, o Di Caprio (que por fin le achuntó a un papel a su altura, ya que en Titanic no salvaba a nadie) o Damon, el otro que se gana el premio es un policía que pasaba todo el día enojado y le echaba la foca a los que eran más nuevos. Parece que hizo el casting para los comerciales de Tapsin.
En cuanto a la música, a pesar de no ser tan espectacular cumple con su objetivo y hace que el seguimiento de la acción sea así como onda más profunda. En algunas escenas está muy bien tratada, sobre todo en los primeros 15 minutos.


Los planos medios también ayudan a que uno se de cuenta de lo bien que son los personajes. Aquí sí que le achuntó el director, porque hay un poco más de lentitud lo que a la larga hace que uno se de cuenta de las expresiones de los actores y ayuda a contar la historia. Incluso, como que a veces a uno se le olvida que esta viendo algo de delincuentes brígidos y te recuerda capítulos de Twins Peaks, una serie de pacos vieja que ya nadie recuerda y que tenía una música súper pegajosa.


Y como no podía esperarse ya que esta película se parece a Policías en Acción que dan en el Mega, la violencia no se hace esperar. Acá Scorsese puso harta sangre para los que les gusta jugar Quake o Halo, ya que los disparos entre mafiosos pucha que son brígidos y uno da gracias porque no han hecho la versión en 3D con esos lentes, porque tendríamos que estar moviéndonos a cada rato esquivando los litros y litros que salpican.
Hay una escena que queda en la retina de puro dolor que es cuando al Di Caprio le rompen un brazo y viene Nicholson y de mala onda que es (se le perdona por lo maestro), le pega en el yeso con una herramienta…me llego a doler a mí y con eso les digo todo.


Conclusión, Leonardo Di Caprio por fin demuestra ser seco en la actuación, y Scorsese acá se desquitó como ya lo venía haciendo con La última Tentación de Cristo, Cabo de Miedo y Taxi Driver.


Una historia súper power que entretiene a todos y un final que te deja marcando ocupado y para nada predecible, lo único es que a veces se hace excesiva la violencia y también a mí me resultó un poco larga la película, como que no terminaba nunca, así como Lola. Pero valió la pena, porque Di Caprio como Scorsese recibieron el premio Óscar por este filme que es una de las mejores de mafia. Sólo la supera El Padrino.


Ahora que terminaron de leer, no esperen ni un minuto más y vayan a verla. Ojo que se viene la segunda parte, habrá que cachar cómo les queda.


PD: se viene (REC), Transformers y el Ojo del Mal

1 comentario:

DragonTrainer dijo...

Películas de gangsters... yay!
Para variar, me mataste de la risa con los chistes que metiste en medio de la descripción. Deja con hartas ganas de ir a verla.

¿Lola? Esa no va a terminar nunca, dicen XD