martes, 9 de octubre de 2007

Lotus Symphony: Spreadsheet

Nunca fui un usuario asiduo de Excel, pero aún lo uso para algunas operaciones importantes (manejar las notas de la universidad, por ejemplo). Es hora de comentar el equivalente IBMiano: Lotus Symphony Spreadsheet. Ahora, acostumbrado a Excel, no puedo evitar hacer comparación entre los métodos de trabajo y lo que aprecié. Por un lado es bueno, porque así sabemos qué tan fácil se podrá acostumbrar alguien que trabaja asiduamente con Excel al que se le quiere cambiar por esta herramienta (cosa que perfectamente podría ocurrir en algunas empresas).


Recuerdo que cuando era chico una vez en la oficina del tío de un amigo mío me dejaron probar un programilla llamado Lotus 1-2-3. Era una versión viejísima: La versión 3.0 para MS-DOS. No puedo decir que lo usé realmente, además que tampoco estaba muy metido en el tema, pero sí lo probé.


Pensando en el nombre Lotus, me hice una idea que este programa sería el sucesor de 1-2-3. Y no me equivoqué.


Al iniciar el programa se tiene lo que se esperaría: Una hoja de cálculo en blanco. Noté las mismas opciones a la derecha que tiene Symphony Documents (o casi las mismas). Opciones para efectos visuales.


Quise hacer una prueba. Bajé el documento de visitas diarias que me ofrece StatCounter (pueden verlo en la imagen de más abajo). Le modifiqué algunas cosas. Todo bien. La respuesta al teclado es lo que se espera, no hay nada anormal. Finalmente, es hora de poner una fórmula. Escribo el signo =, pero a la hora de ingresar el nombre... ¡Damn! Las fórmulas están en inglés y yo estoy acostumbrado al Excel en español. Bueno, no hay problema. Hay un botón de “Buscar fórmula”, igualito al del programa microsoftiano. Le hago clic.


No ocurrió nada. Hice un clic de nuevo, y apareció el cuadro de diálogo, aunque sin el foco. Le hago clic al cuadro y desapareció. ¿WTF? Hago clic en cualquier parte de la hoja de cálculo, y aparece el cuadro de nuevo. Le hago clic al cuadro y desaparece... Después de luchar contra la cosa rebelde esa por casi 12 veces, logré hacer (no me pregunten cómo) que el cuadro se quedara visible, y pude encontrar la fórmula de sumatoria (SUM).


No hice clic en “Siguiente”: Fue mi error. La fórmula no se ingresó. No quería pelear contra el cuadro de nuevo, así que escribí la fórmula =SUM(C2-C9). Cuando apreto ENTER descubro con sorpresa que el resultado es... ¡98! Finalmente me aburrí y escribí una fórmula al estilo brute: =C9+C8+C7+C6+C5+C4+C3+C2. Por suerte pude tomar la celda desde la punta y arrastrar, igual que en la herramienta de M$, copiándome la fórmula con las letras de celda que correspondan.


Es hora de crear un gráfico. Voy buscando en las barras de herramientas y en los menús... Nada. Pero en “Create” me encuentro la opción Graphic. Lo primero que me pide es que elija un archivo. Busco en la primera carpeta, “bee1”... ¿¡Queee!? ¡¿Un osito?!


Borro la cosa y veo la opción “Chart”. Sigo las instrucciones, pero obtengo un cuadrado en blanco (y para más yapa, está fuera del área visible y tengo que buscarlo). Después de ponerlo en una posición más decente, el reto fue hacer que tuviese datos, lo que finalmente logré después de descubrir que si seleccionaba varias celdas, y las arrastraba (no desde el borde) al gráfico, éste se actualizaba.


De más está decir que el texto se puede formatear exactamente igual a como se hace en Lotus Documents, pero cuando uno trabaja con una planilla, esto pasa a segundo plano en rigor de la funcionalidad. Lotus Spreadsheet se ve como un buen programa, pero le falta mucho para llegar a Excel.


Sé que la idea es ser simplista en la barra de herramientas, pero, a diferencia de otros programas, las barras que vienen por defecto en Excel 2003 son las que uno usa, con las opciones esenciales... Lotus Spreadsheet peca por ser demasiado simplista. Opciones como las de separar decimales, añadir millares, añadir ceros después de una coma, formateo condicional (que están muy ocultas entre los menús), se agradecerán muchísimo en el producto final. En resumen: Lotus Spreadsheet es un programa bueno, pero al que le faltan muchas mejoras y tune-ups. ¡Y por favor! Cuando traduzcan Symphony al español... Traduzcan las fórmulas. Millones lo agradecerán.


Pros: Conserva atajos de teclado de Excel (en inglés). Formateo fácil de texto. Las palabras clave para las fórmulas son semejantes a las de su contraparte microsoftiana, pero se usan diferente. Posibilidad de una conexión directa a una base de datos (función que no probé mucho por falta de tiempo, puedes ojear en el menú Manipulate)

Contras: Mínima personalización. Opciones frecuentes demasiado ocultas (a diferencia de Lotus Documents). Alto consumo de RAM y dificultad de uso para un usuario novato.

Calificación: 4/7


Por cierto, Symphony es capaz de trabajar con soltura los formatos que se ven en la imagen a la derecha. La exportación e importación a y desde XLS de Microsoft es buena.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hoolaaa, Soy Saphira ;D
Te cuento que mi primo, que me ayuda a crear mis historias, esta muy feliz con este tutorial que has posteado. El usa el Excel y le pareció interesante conocer otro tipo de planillas de calculo :D .

Muuuuuuuuuuuchas gracias!!! :)

Saludos!