sábado, 13 de octubre de 2007

Lotus Symphony: Presentation


Finalmente, queda por probar la última de las herramientas de la suite IBM Lotus Symphony: Presentation. El equivalente a PowerPoint.


No hay nada nuevo que resaltar a simple vista: Es lo que se espera. Es el mismo problema que con las otras herramientas: Las barras de herramientas están todas apretadas en una sola y en una pantalla de 1024x768 debes separarlas. Pero notarás algo: Las barras de herramientas son casi las mismas que de Document o Spreadsheet. Para realizar acciones deberás vagar por los menús.


Pese a todo, tenemos una de texto junto a “Create”, que nos permitirá añadir, cómo no, texto a la presentación. El texto es igual de fácil de formatear que con Document.


¿Queremos ponerle fondo a las diapo? Clic derecho, y elige “Page”. Hay varias opciones para intentar. En la opción de “Background fill” podrás elegir entre un montón de opciones, en las que, lamentablemente, falta la de poner tu propia imagen personalizada... Al comienzo. Vete a la ficha “Bitmap” y podrás importar tu imagen o añadir un patrón propio.


Ya, OK. Insertaremos una nueva diapositiva. Clic derecho, en Page, “Create new”. Nos da a elegir un estilo, onda Office, y después de eso tenemos la plantilla prehecha, lista. Si quieres personalizar tu estilo, vete a Layout, Redefine Style. Se te abrirá un gran cuadro de diálogo con muchas opciones para probar. Como para estar una hora.


Insertar una imagen es una opción escondida entre los menús, en los que se le llama “Graphic” (algo confuso, hubiese preferido “picture” o “image”). Pero si te equivocas, ¡Horror! Tendrás que cortar la imagen, porque no tiene opción de borrar. Por otro lado, puedes escribir texto encima de la imagen, y si la mueves, el texto se moverá con ella.


Falta un apartado... Animaciones.

Sí, esas animaciones que eran horrorosamente molestas y lentas de agregar bajo PowerPoint 2000, y que mejoraron notablemente con la versión 2002. ¿Qué tiene Lotus Symphony Presentation que ofrecernos?


Primero, el menú animar no está disponible a simple vista ni es intuitivo. Hay una opción en el menú “Presentation” que se llama “Animation effects” que te abre un cuadro de diálogo, con una opción para añadir animación. Si le haces clic a Añadir, te sale otro molesto cuadro de diálogo muy estilo PowerPoint 2000. Malo. Es molesto de usar, y sería más fácil algo en la sidebar, en el lugar donde puedes modificar el estilo de fuente, el color, etc. tener todas las herramientas de animación, de fácil uso. Fue el mejor acierto que hizo Microsoft en Office 2002, y Symphony, al ser un producto reciente destinado a hacerle competencia a la última versión, 2007, podría aprovecharlo. Por lo demás, trae las opciones de animación más comunes; nada del otro mundo.


En pocas palabras se puede decir que Lotus Symphony Documents trae lo normal que se espera en un programa de este tipo. No es nada del otro mundo, y una vez que le agarras la mano, puedes hacer presentaciones complejas. Pero si te acostumbraste a la facilidad de Microsoft PowerPoint, te va a costar un poco acostumbrarte a este, y a darte cuenta que para hacer lo mismo que hacías antes requieres de más clics.


Lo que sí es un acierto es la posibilidad de grabar la presentación como un PDF, entre los otros formatos. Una de las mejores ideas que se hayan tomado de OpenOffice. Por lo demás, Symphony Presentation soporta los siguientes formatos:

No son muchos, pero sí los suficientes... Faltó PPS. Y para ver tu presentación, presiona F9 (No F5 como en PowerPoint).


Presentation es un producto... ¿Cómo decirlo? Normal. No tiene nada innovativo que destacar. OpenOffice ya había hecho lo suyo con el formato PDF, así que no es ninguna innovación. Es bueno que los formatos por defecto sean los de Open Document, pero si no hay algo que tiente a los usuarios, algo que impulse a la gente a cambiarse, no lo harán. Y Microsoft seguirá gobernando el mercado.


Cosa que es distinta en Linux... Aunque OpenOffice es su rival aquí. Hay varios conservadores criticando a Symphony, diciendo que prefieren OpenOffice. Es probable que tengan razón, pero al mismo tiempo, hay que pensar que este software tiene el respaldo de una empresa importante.


Nota: 5/7

Lo bueno: Graba en PDF. Facilidad de formateo de texto.

Lo malo: Los menús para animar. Opciones simples ocultas en un laberinto de menús. Requiere tiempo de aprendizaje mayor que su contraparte microsoftiana.

Características técnicas: Los formatos ya se mostraron arriba. Si utilizas muchas imágenes o muchas páginas (más de 7) el PC se te pone lento (debe ser por la poca RAM que tengo- sólo 512 MB).

No hay comentarios.: