martes, 23 de octubre de 2007

CDs de música originales: Lo que no puedes hacer

Finalmente, te animaste. Juntaste el dinero, fuiste a la tienda y te gastaste los $13.000 ($ 23 USD) en un CD de música de tu banda favorita. Vas muy feliz a tu casa a escucharlo. Pero... Echémosle un ojo a lo que dice la caja, y si la caja no lo dice, el disco:

"Reservados todos los derechos del productor fonográfico y de los titulares de las obras grabadas. Prohibida su reproducción, arriendo, préstamo, ejecución pública o radioteledifusión."

Este mensaje, ampliamente repetido hasta la saciedad, cuya función es evitar la piratería y la distribución ilegal de una obra grabada, está ahí pero no ha sido analizado bien. ¿Entienden qué significa todo lo que ahí se dice?

Vamos por partes (dijo Hans Pozo):
Reservados todos los derechos del productor fonográfico y de los titulares de las obras grabadas.
Esto significa que los titulares de la obra que tienes en tus manos (ya sea System of a Down, Mudvayne, Luis Jara, Miguel Bosé, Denisse Malebrán, Fernando Ubiergo o Tu Hermana) se reservan el derecho de actuar con la obra grabada, haciendo lo que ellos estimen conveniente. También está el productor fonográfico de colado. En el caso de mi CD de System of a Down, son Rick Rubin y Andy Wallace.

Prohibida su reproducción, arriendo, préstamo, ejecución pública o radioteledifusión.

En otras palabras, qué no puedes hacer:
En "radioteledifusión" se refiere a que no puedes pasar el contenido del disco por la TV o la radio. Se da mucho el caso de pequeños canales de TV provinciales que hacen caso omiso de esta prohibición, pero de que está está.
Con "ejecución pública" te están prohibiendo que reproduzcas este disco en un evento con mucha gente. Por ejemplo, si los niños del Kinder-B tienen una obra de teatro de Jesucristo Superstar, no pueden usar la música del CD para ambientarla, porque eso es ejecución en público. Y no es chiste ni broma; en España ya ha habido demandas de parte de la SGAE por reproducir CDs en obras teatrales. Otros lugares donde podría considerarse "ejecución pública": En supermercados, en bancos, en la reunión de la junta de vecinos, en las pichangas de barrio, etc.

Lo de prohibido el préstamo está más que claro: No puedes prestar el disco. El disco es tuyo y de nadie más; no tienes derecho a prestárselo a tu amigo o a tu polola. Que se compren el disco ellos, si lo quieren.
Prohibido el arriendo (o alquiler, como dicen algunos discos): También está más claro que el agua. No puedes arrendar el disco a nadie, porque estarías lucrando y eso significaría hacer perder dinero a los productores de las obras y a las discográficas.

Y finalmente, prohibida su reproducción. Esto significa que no puedes copiar el disco ni respaldarlo porque estás reproduciéndolo; estás haciendo una copia. Pero ¡ojo! Reproducir también significa ponerlo en tu reproductor de música o en tu equipo de sonido. Por tanto, y haciendo uso de una inferencia muy simple, tienes prohibido el poder oír tú mismo tu propio CD recién comprado.

Después de este análisis, expongo mi punto de vista: Aquí en Chile los CD están muy caros. Somos una generación hambrienta de música, y tanto las discográficas como la SCD se han aprovechado del caos. A mi juicio personal, de aquí de Chile son muy pocos, contados con los dedos de una mano, los músicos o grupos que valgan la pena. Si quieren que paguemos por un CD, al precio que lo tienen, pues, ¡Gánenselo!. Si el artista es bueno y vale la pena, me voy a comprar el CD. Pero si el artista tiene canciones que son una moda que yo cacho que va a pasar, o tiene canciones que voy a escuchar una vez a las 1500, independiente si todas son pegajosas, no voy a gastarme el 10% del sueldo mínimo en un disco de música. ¿Quiero música? Voy a seguir bajándomela de Internet. Porque no lucro con ella. Me asquea la gente que vende discografías en MP3 o películas descargadas, y pienso que a ellos sí hay que perseguirlos. Pero a nosotros, los usuarios, los consumidores, que NO lucramos con el material no nos pueden venir a atacar porque sí. Voy a seguir siendo amigo del Azureus y del aMule (del Ares y del µTorrent cuando estoy con Windows); voy a seguir consiguiéndome a bandas que aquí en Chile nunca jamás hubiera sabido siquiera que existen porque radios como la Rock and Pop o la FM Hit se han centrado en poner la misma basura de siempre o música pokemona. ¿Qué chileno conocía a Mortification, pueden decirme? Si es así que me diga en qué radio los oyó. ¿Qué chileno aquí conoce a Muse? ¿Qué chileno conoce a Demon Hunter? ¿Qué chileno conoce a Falling Up? O me pongo peor: ¿Qué chileno conoce a Autechre? ¿Y en qué radio los oyó, o siquiera los mencionaron?

Un sí por las descargas. Porque si vienen Demon Hunter o Falling Up a Chile, sé que los voy a ir a ver.

3 comentarios:

Kaus Australis dijo...

¡Bien dicho! ¡Te apoyo DragonTrainer!

No puedo estar más de acuerdo contigo. Brilla el sol de la Web 2.0, donde cada uno sabe para dónde chutea.

Marco dijo...

Hola, como estas pos Victor, tanto tiempo...
como comprador de cds originales, de metal, que son mas caros que los de música pop, regeamierda, y todos los otros estilos musicales existentes...xD ahí si que reclamaria. Hace poco me compre el ultimo álbum de nightwish, a 22 lucas ($22.000) solo por que venia con un cd mas de "regalo", ¬_¬# seguro...
Mas o menos en lo que tengo en cds y dvd de musica metal, son como $700.000, con eso me pago el instituto...
lo de los derechos reservados, es una mierda que pone la disquera, para poder ganar mas plata, a nadie le interesa, ademas estamos en Chile, xD, no me interesa nada de lo que diga algún cd original, lo comparto, lo escucho donde sea, lo que si nunca haria es lucrar...
"el regalo más grande que Dios nos da es gozar del sonido de nuestra propia voz. Y el segundo regalo más grande es conseguir que alguien lo escuche."

nada mas...

saludos, cuidate
no vemos
chao

Huasito del Flow dijo...

Toda la razón,además nunca se les a ocurrido (tanto a los sellos discográficos, como a los distribuidores de películas) que si dejan de ser tan ambiciosos, y en vez de vender a $15.000 la película recién estrenada la venden a $4000 venderán más?
Muchos negocios hacen eso, ganan poco por producto, pero venden harto.
Yo estoy dispuesto a pagar $4000 ó $5000 por esa película que deseo ver, y así me ahorro el comprarlas en la calle, no sólo por ser ilegal, sino porque así no me arriesgo a que la grabación sea de un cine, que esté en español de España, que se vea muy oscura, o muy clara, o borrosa, etc.

Saludos men
wen blog :D