sábado, 22 de septiembre de 2007

¿Qué te pasó, mi amada Quillota?

Todavía recuerdo los primeros años en los que venía sólo a veranear. Una cosa que siempre adoré de la V región, es que, a diferencia de las ciudades del norte grande, alrededor todo era verde y no un polvo seco y muerto. Siempre me ha dado gusto caminar, apreciando los árboles en la calle, y cuando iba a Limache y tenía que pasar por debajo de la alameda de Urmeneta, era una especie de éxtasis. Y por otro lado, no era tan helado como más al sur. Una vez viajé a Talcahuano. Exceptuando el puerto, los paisajes hacia el sur son una belleza, pero hace frío.

Pero como tenía familia, me quedaba aquí en Quillota.
Una de las cosas que siempre amé era lo concientizada que era la gente en el arrojar basura. Aquí en Chile, con la legislación vigente, no podemos esperar tener una ciudad 100% limpia; es imposible. Pero daba gusto caminar por la ciudad (siempre fui bueno para caminar) y encontrarse con una ciudad limpia donde, salvo algún papel huacho, todo era pulcro, y la basura podían ser las hojas de árboles en el suelo... A diferencia de Antrofagasta, donde calle por la que camines hay basura por kilo. Donde tú caminas por la Av. Andrés Sabella, por donde pasan todas las micros, y (para el lado del tren) en vez de acera, tienes una alfombra de latas, cartones, mugre, bolsas, pañales sucios, etc... (Y así pretenden llegar a ser Ciudad Turística... ¡ja!).

Finalmente, después me vine a vivir aquí. Y, al mismo tiempo, casualmente, llega el progreso. Que la autopista (ahora vamos a tener que pagar peaje por salir de la ciudad... ¡Estaremos encarcelados! :'( ), que los supermercados, que las poblaciones nuevas... Pero con el progreso ha llegado una lacra, algo que, como quillotano (porque muy del norte soy, pero no puedo sentirme antofagastino, lo siento u_u), me duele, y bastante.

No encuentro admisible que en las mismas entradas a nuestra bella ciudad estemos llenos de basura. En esta ocasión, por falta de tiempo, sólo miré las entradas de San Isidro y el camino a Limache (aunque me consta que la entrada a la Corvi está igual), y fue realmente deprimente ver que, lo primero primerísimo que la gente ve al entrar, es basura a los costados de las calles. ¡Por favor! ¿Qué imagen da eso de nosotros?

Estamos siendo invadidos por el progreso, pero por favor, que eso no nos convierta en una ciudad mugrienta... Realmente es deprimente. Si pueden mirar las fotos de la izquierda, esas fotos son de la casa y el camino que se ven al entrar por San Isidro, a mano izquierda. ¿Y las fotos de la derecha? Tomadas a sólo 60 metros de esa casa, a la altura de la entrada al Centro Deportivo, pero por el frente.




Doblamos por la calle que te lleva al Supermercado García Bryc. Si nos fijamos, al costado derecho, donde están las casas, está bastante pulcro y limpio, pero... ¿Al costado de la planta de agua? Una foto vale más que 1000 palabras. O dos. O tres.



La foto que pueden apreciar de las flores, casi al comienzo de este post, con la población "Hermanos Bonifacio" al frente... ¿No se ve lindo? Un paisaje cultural no tiene por qué tener basura ni ser feo; la vista que se tiene de esa población me encanta... Pero me da muchísima pena y rabia ver que, porque algunos no tienen criterio y les importa un carajo, la primera impresión que la gente se lleva al entrar a nuestra ciudad es una imagen errónea de ciudad sucia, que tapa la buena imagen.

Seguimos. Ahora, nos vamos por Alberdi en dirección a El Sendero. Si miramos por el lado izquierdo, entre el Corralero y el Bryc, veremos basura tirada ahí como si nada. Como lo más normal del mundo. Eso es lo que tengo miedo: Que llegue a ser normal tirar cosas en la calle...

Y finalmente, en la foto de la izquierda, el último paradero antes de salir de la ciudad hacia Limache; ese paradero que está a unos 200 metros de la Universidad de Los Lagos. ¿Me van a decir que no es un mugrerío? Compárenlo con el paradero de micros que hay en Alberdi, en la Villa México (foto derecha), que es un modelo de limpieza.



Por favor, no se me vaya a malinterpretar. Amo esta ciudad, y si pudiera, me quedaría para siempre en ella. Pero justamente por esa razón quiero que, cuando alguien venga, cuando invite a algún compañero o amigo, o incluso si viene un familiar, se quede con una buena impresión e imagen de la ciudad. Somos privilegiados; somos un punto turístico. No estamos lejos de las conocidísimas Valparaíso y Viña del Mar. Estamos a sólo 2 horas de Santiago, y todos podemos comprobar que para el verano esta zona se llena de turistas y flaites lanzas que vienen tras ellos. ¡Por favor! Queremos dar una buena impresión al mundo, ¿no? Entonces colaboremos por ello. No cuesta nada tener el envase en la mano (o en el vehículo) y botarlo a un basurero. No cuesta nada arrugar el paquetito vacío de galletas y cuando pasemos frente a un almacén, botarlo en el basurero. O por último, eviten arrojar condones o toallitas higiénicas en la vía pública... A nadie le interesa saber que a ti te llegó (o no te llegó) la regla...

Todos juntos podemos colaborar. Si no me creen, ojeen la foto de la Villa México a la derecha, justo frente al comienzo de la calle San Martín. Ni siquiera es necesario hacer un graaaaan esfuerzo; tan sólo es ser conscientes y botar la basura donde corresponde. Y si vemos a algún turista incumpliendo con la norma, viene al caso una anécdota interesante que me pasó en Iquique: Se me cayó un papel, y antes de darme tiempo a recogerlo pasó un colectivero echándome garabatos por sucio y por echarle a perder la ciudad. De eso se puede sacar una enseñanza... Y un ejemplo. No aguantemos que los foráneos nos echen a perder nuestra belleza.

Pero para ello, primero debemos dar el ejemplo nosotros mismos.

Todas las fotos de esta entrada las saqué yo personalmente, y las cedo al dominio público según licencia GNU GFDL. Te agradecería (aunque, al ser de dominio público no es obligatorio) que si vas a incluirlas en tu web o un artículo, enlaces aquí :)

1 comentario:

Hannaru dijo...

ains... cuanta razon tienes, una ciudad bella teniendo unas puertas de mugre? eso de turismo nada T_T y es una pena, algun día me gustaría ir para allá, recorrerme américa y suramerica... y nu se...
Tambien a mi me gusta caminar y ciertamente, me encantan los apisajes verdes. Por mi casa es una gozada pasear por que es una calle llena de dormilonas... su aroma es muy agradable...
que tengas un buen dia!!!