sábado, 29 de septiembre de 2007

Bullying familiar

32786 aprovechando su contextura gruesa y robusta, hacía lo que muchísimos hermanos mayores hemos hecho alguna vez: Molestar a su hermano. OK. Yo mismo lo hacía (aunque puedo decir con orgullo que yo dejé de hacerlo... y mi misma hermana puede corroborarlo). No es nada de raro; es algo muy común.

32786 fue testigo de cómo la relación entre sus padres se fue rompiendo. Él, siempre del lado de su padre, discutía contra su madre, siempre quitándole la razón y dándosela al padre. Aun si éste no la tuviera. No sólo eso. 32786 pudo darse cuenta que podría sacar provecho de los problemas familiares. Ya había descubierto que él, por ser el mayor hijo hombre, era el preferido, lo que indicaba que, si antes molestaba a su hermano menor, ahora, con sus padres preocupados de sus propios problemas, menos querrían preocuparse de su hermano menor si éste les reclamase... Lo que era muy bueno para obtener cosas.

65534 era un chico como cualquier otro. Le había tocado ser el hermano menor. Tenía dos hermanos mayores; una hermana de 8 más que él, y uno 5 años mayor que él. Su hermana ya se había independizado y se había ido a vivir por su lado; el pájaro ya había abandonado el nido.

65534 no tenía una vida feliz. Sus padres discutían y discutían sin parar. Su hermano mayor le molestaba y le molestaba y le molestaba. Él sufría con resignación el bullying de parte de su hermano, sin decir nada porque, con los problemas que sus padres ya tenían, ¿Qué sentido tendría darles más pena y rabia? Además, se desquitarían con él. Siempre lo hacían. Cuando discutían, a él le castigaban o le retaban por el puro hecho de existir.

En el sentido material, no faltaba nada. Con decir que 65534 y su hermano tenían cada uno su propia XBox, su propia Nintendo DS y su propia computadora. Por supuesto, a nuestro amigo 65534 le había tocado la PC más antigua, pero eso no importaba mucho. Servía para entrar a Internet y poder distraerse de los problemas familiares. Finalmente, un día, 65534 conoció a un chico que se convertiría en su mejor amigo... cibernético.

65534 le contó a su ciberamigo todo lo que sufría. Al otro lado de la red, su compañero le daba sugerencias para hacer más llevadera su vida. Le daba sugerencias para poder liberarse de ese abuso familiar de una vez por todas, pero 65534 no quería poner en práctica lo que le recomendaban, porque claro, él mejoraría (quizás) su vida, pero sería darle más problemas a sus padres, que seguían con sus problemas. Era imposible tener un ambiente calmo en su casa. Y los días en que había paz, 65534 sabía que no era una paz definitiva. Al contrario. Había tensión en el aire... Y era una pesadilla saber que en cualquier momento, una ligerísima chispa haría estallar la ira y la furia que durarían por semanas... Hasta que hubiese una paz tensa.

65534 soportó por largos años las mismas situaciones. Finalmente, el pasado mes de diciembre, sus padres se separaron. Podrán imaginar cómo se sintió. Para la fecha, él ya tenía 16 años recién cumplidos (que por cierto, tuvo que celebrarse casi solo, acompañado sólo por algunos ciberamigos, entre los que estaba su compañero y ciberconfidente: Yo). 16 años. Es una edad en la que uno ya debería tener un pensamiento de mayor de edad, o al menos haber madurado. Lamentablemente, véanlo desde el punto de vista de un niño que desde que tenía 12~13 años ha visto cómo sus padres se peleaban, se insultaban y se gritaban. Un chico de buenos sentimientos, que nunca jamás quiso desearle mal a nadie. Un chico que, cuando lo traicionaban en el colegio (caso típico entre los niños y jóvenes buenos- se burlan a sus espaldas y le traicionan), en vez de desear cosas u odiar a quienes le hicieron mal, decía que le molestaba la actitud, pero que confiaba en que algún día sería mejor...

Ha pasado casi un año desde aquella fatídica tarde en la que el padre agarró sus cosas y se fue. Falta poco para que 65534 tenga que ir donde el juez a declarar, y él mismo me ha contado que tiene mucho miedo y que es muy estresante. Que sabe que su mamá quiere que él argumente en contra de su papá, y que su papá quiere que él argumente en contra de su mamá. Y me cuenta también que lo que le estresa es saber que, si habla contra su mamá, ella le va a tratar mal, muy mal, durante el resto de su vida en su casa hasta que él salga y se vaya a vivir solo. Y si habla en contra del papá, él le cortará el habla y no querrá ni saber de él. Me ha contado que su padre es muy, muy orgulloso y jamás reconoce errores. Y con su hermano mayor apoyándole, siente que nunca se equivoca.

Lo que ha sido una lacra es su hermano mayor. Aprovechando su fuerza física increíblemente mayor, más a sus amigotes, 65534 cuenta que su hermano entra sin asco a su cuarto y se lleva sus cosas. Que si él le dice algo, su hermano le saca la cresta a puñetazos y patadas. Y 65534 está amenazado por su hermano. Si 65534 llega a contarle cualquier cosa a sus padres, él se irá de casa y nunca más sabrán de él. Imaginen a 65534, que no quiere darle más problemas a su madre, que en realidad está sola, y llora casi todo el día...

Sí, así es: 32786 es el hermano de 65534

Supongo que muchos habrán leído el tema que escribí hace unos meses sobre el fenómeno del “bullying”. Todos sabemos sobre la basura que es eso y todo lo que conlleva.

Pero esta vez quiero tocar un tema que es incluso más serio que el bullying común y corriente... e infinitamente peor, porque quienes lo sufren tienen incluso menos armas que contra un abusón normal, y quienes lo efectúan lo hacen con una impunidad aún mayor... Con total confianza.

Resulta vomitivo y tengo que contener demasiado mi lenguaje para poder decir en una forma mínimamente educada lo que siento respecto de toda esta situación. Lo menos que puedo hacer es agradecerle infinitamente a mi Padre Celestial (sí, soy cristiano, ¿y qué?) el no haber tenido que vivir en una familia así.

En realidad me apena y me preocupa demasiado 65534 (hubiera redactado este post con nombres y apellidos, porque tengo los nombres y apellidos de toda su familia, pero él me pidió expresamente que no lo hiciera porque si su familia llegaba a descubrirle, poco menos que le matarían... Y viendo cómo es su hermano, creo que él sí sería capaz de hacer eso). 65534, amigo mío... Lo único que puedo hacer es aconsejarte... ¡No puedo ir allá! Ten por seguro, que si tuviese el dinero y la posibilidad, soy capaz de pagarte unas vacaciones por un año aquí, para que descanses de todos los problemas y situaciones que te han marcado allá... Aunque, conociéndoles, capaz que vuelves y no te quieren recibir en la casa por “abandonarles”. O por lo menos ser tu vecino, que tengas a alguien de carne y hueso delante, para que podamos tener una conversación cara a cara y sincera... Y para poder agarrar a tu hermano y volarle todos los dientes a puñetazos (me veré enclenque pero tengo bastante fuerza física, lo puedo asegurar). Tampoco puedo conseguirte un psicólogo, y no creo que en tu casa aguanten que vayas a ver uno, porque sé que tu familia piensa que ir a ver a un psicólogo es sinónimo de que estás loco y que odias a tu familia.

65534 sigue sufriendo todo el fenómeno en su casa. Hace unas semanas no dio más y explotó. Reclamó por todo lo que le habían hecho, por cómo le castigaban sin ninguna razón o le apartaban o le gritaban sólo por el hecho de existir. ¿El resultado? Su familia no quiso hablarle casi; le respondían con monosílabos...

Yo sé que 65534 va a sentir que conté demasiado, pero yo le dije que es necesario que su familia pase una vergüenza para que se sientan mal e intenten cambiar algo su actitud... Porque todos sabemos que si tenemos dedos apuntándonos, tratamos de hacer las cosas bien.

Puede que la familia de 65534 aparente hacia afuera que están bien. Pero ¿cuántas familias, de las que juramos que están perfectamente bien, no están podridas por dentro? 65534, lo único que puedo decirte... Es que en realidad me apena demasiado que no tengas a ninguna persona real junto a ti. Alguien con quien puedas conversar largo y tendido, alguien con quien puedas contar todos tus problemas, o por último, alguien que te preste el brazo para llorar si eso es lo que quieres.

65534, amigo, yo lo único que puedo hacer es aconsejarte desde aquí... Y hacerte saber que siempre tendrás aquí a un amigo, alguien al que le podrás contar tus problemas y te apoyará en todo lo que pueda. Cuando viaje allá a E..., ten por seguro que una de mis primeras cosas, será localizarte para ir a hacerte una visita. Para que sepas que aunque sólo soy un ente desconocido al otro lado de un programa de mensajería, también soy una persona real que vive, siente, ama, odia, piensa y es como todas las demás. Sólo puedo decirte que aunque nunca te haya conocido personalmente, igual tienes todo mi apoyo. Eres una GRAN persona, y te quiero más que la cresta... Aunque te golpeen. Aunque te insulten. Aunque te castiguen. Aunque te maltraten psicológicamente. ¡No te mueras nunca!. Algún día podrás ir a la universidad, vivirás probablemente en otra casa y podrás empezar de nuevo. Y si se da el caso que no, todos en algún momento volamos solos... más temprano o más tarde. Hay gente que quiere irse porque le carga que sus padres le pongan reglas. Hay gente que quiere irse de la casa porque quiere probar algo nuevo. Y hay gente que necesita irse de su casa para mejorar su situación. Y tú eres una de esas personas. Pero no cometas el error de irte así nomás. Vete cuando puedas; cuando vayas a ir a la universidad o simplemente vayas a volar solo. Recuerda también a 16384, tu hermana. Pídele consejo, cuando creas que mis consejos no son suficientes.

Amigo mío, la felicidad puede salir del lado donde menos lo esperas... Sólo hace falta paciencia... Pero también poner de tu parte. Trata de arreglar tu situación. A veces un enfrentamiento con los padres es necesario. Aunque les duela tanto a ellos como a ti. Después de la tormenta siempre viene la calma.

Tu amigo que te quiere,
Víctor.


Las imágenes fueron obtenidas de diferentes sitios de Internet en los que no se pudo encontrar una política de redistribución de imágenes o su origen. La imagen de Calvin y Hobbes es propiedad registrada de Bill Waterson, y se utiliza bajo los términos de Fair Use. Hay varios datos que fueron modificados para proteger la identidad de la víctima. La viñeta de Polo Sur Comics es propiedad y creación de Mike Bornales y podéis ojearlas aquí. Tienen licencia CC.

8 comentarios:

Hannibal dijo...

Tanto tú como él tienen herramientas para enfrentar el problema.. Deben de hacerlo, es necesario. Si no se enfrenta el problema, nunca podrás ayudarlo a vivir dignamente. Solo deben de tomar valor y enfrentar la situación que se les ha impuesto. La Denuncia a este tipo de maltratos se debe de asumir por el bien de él.

Te pondré en contacto con profesionales que te pueden orientar mejor en está situación.

saludos
hannibal

DragonTrainer dijo...

Muchísimas gracias... Toda ayuda es bienvenida :) Y más siendo profesional :D... En serio. Muchas gracias.

solo mi version.... dijo...

Dios perdona el pecado mas no el escandalo, creo que no es buena idea publicarlo, pero considero hables con tus padres para apoyar a tu amigo y denunciar el caso
hace mucho daño el mal trato psicologicamente y las heridas que deja lo arratrara por siempre, ayudalo a curar esas heridas.

te dejo un beso

Angélica dijo...

Llegué aquí por recomendación de un amigo, me atrevo a decirte lo siguiente: el abusador llega hasta donde el abusado lo permite, así que ya basta, encaminen esa denuncia, háganlo por el bien de todos los involucrados en especial por el abusado, y después de todo debe ir a terapia psicológica, para que así tenga claro que las cosas no suceden por culpa suya.

Mucha suerte e infinitas bendiciones para ambos. ¡Que bueno que ese chico puede contar con amigos como tú!.

Maria Fischinger dijo...

Querido hermano
El romper el ciclo de abuso es una decision personal y no comvertirse de victima a victimario. Es mejor es alejarse de esas influencias negativas que no cambian, siempre se encuentra una justificacion para sus acciones y en esta vida solo se puede cambiar uno mismo.
Para mi lo que me ayudo a superarme mi fe en Jesus y Maria.
Una abrazo,
Maria

Maria Fischinger dijo...

Me alegra que lo publique y hables ya que hay muchas tumbas blanqueadas que esconden su pecado detras de una pariencia decente. Dios no perdona la aceptacion del pecado y no tienes que callar para cubrir al abusador.
No, la victima no tiene la culpa y aquel que dice que el abusador llega hasta donde la victima lo deja esta nuevamente abusando a la victima!!!!
Quita tu historia desde la cumbre mas alta y alejate de la la gente abusadora... no cambian lo dijo por experiencia...
Besos
Maria

Hannibal dijo...

Amigo, déjame tu correo en algún de mis post, para copiarlo y luego eliminarlo y estar en contacto contigo. Quiero hablar personalmente contigo.
Hay varías cosas que ellos tiene razón.. primero, ver si realmente es necesario publicarlo y no hacer un escándalo y segundo, quiero que le informe de esto a tus padres, para saber si puedes contar con el apoyo de ellos, ya que ellos son las personas adultas y sabrán que es lo más conveniente tanto para ti como para tu amigo.

Tus padres tienen la decisión en este asunto.

espero tu correo.

hannibal

Maria Fischinger dijo...

Si en tu alma hay una herida
que supura y duele fuerte
corta de ella ese pedazo y tíralo lejos,
no retengas nada de ella,
te contaminara la parte sana.
Cuenta tu historia
Enfrenta tu pasado
limpia la herida
saca de tu alma esos recuerdos,
Es parte del proceso de sanación.
Perdona a tu verdugo,
pero recuerda que el mandamiento
es amaras a tu prójimo como A TI MISMO
Amate, respétate y aléjate
del que te ultraja.